Publicado a 24 septiembre, 2014 · Publicado en NOTICIAS ACTUALIDAD

La venta «online» y fomentar la alianza con otras pymes es la estrategia de supervivencia de Toribio Patiño y Salvador Toribio, artífices de Servex Ingenieros.

 

Toribio Patiño, es un ingeniero pacense que junto con otros dos decidió dejar su trabajo por cuenta ajena y crear su propia firma –Servex ingenieros–, comenta que la clave para la supervivencia es establecer una red de alianzas con empresas de su mismo ámbito y tamaño para prestar servicios de ingeniería a diferentes clientes.

Toribio Patiño tiene claro que la iniciativa, impregnada de un pequeña dosis de innovación, es fundamental para consolidar una pequeña empresa como Servex Ingenieros. Con una plantilla de quince personas, esta firma con sede en Badajoz, tiene cuatro líneas de actuación: ejecución de obra civil y mantenimiento en instalaciones de energía renovables, construcción de agroindustrias, actuaciones relacionadas con el medio ambiente y consultoría.

Patiño reconoce que cuando nació la empresa en 2008 el crecimiento descontrolado de muchas firmas animadas por la bonanza económica las llevó a la quiebra. Por esta razón piensa que el control de la gestión y la optimización de recursos son básicos: «Poseer una estructura muy ligera nos permite abarcar sólo aquello para lo que estamos preparados. Y si no podemos, contamos con la colaboración de empresas de otro ámbito y de un tamaño proporcional al nuestro. Fomentamos las sinergias con otras firmas para llegar a un mayor volumen de negocios». Servex Ingenieros ha facturado en 2011 un 50% más que el año anterior.

Los dos treintañeros que dieron forma a Silbon se enfrentaban a un reto nada desdeñable: competir en un mercado como la moda. Ellos afirman que su arma secreta fue ofrecer la máxima calidad a un precio inferior, «un desafío que conseguimos ajustando costes de estructura y seleccionando muy bien los proyectos e inversiones para aminorar los riesgos». Un tema que también sigue muy de cerca Patiño: «Es fundamental admitir un riesgo proporcional a la evolución de la empresa».

Otra de las cosas que según sus fundadores ha contribuido al posicionamiento en el mercado de Silbon ha sido «compensar nuestras carencias y competir con empresas muy consagradas realizando una inversión muy reducida. Con cuatro tiendas –tres en Andalucía y una en Santa Cruz de Tenerife–nos hemos posicionado online. Hoy nuestra facturación en la red supone un 7% del total de las ventas», explica Pablo López. Así han dieron a conocer esta marca de confección masculina que empezó en un piso de la abuela de uno de estos emprendedores vendiendo americanas. López recuerda que, al principio, una de las mayores dificultades «fue encontrar fabricantes dispuestos a trabajar para nosotros. Empezamos con un volumen de producción muy reducido, pidiendo cosas muy concretas y exigiendo siempre alta calidad. A día de hoy sigue siendo uno de nuestros caballos de batalla».

Y si las cosas vienen mal, estos empresarios cuentan con un plan B. En Silbon disminuirían el volumen de producción, ajustándolo aún más a la
demanda; y en Servex Ingenieros tienen claro que compartir responsabilidades y alimentar un networking sólido es la mejor protección para permanecer en el mercado y ser rentables.

Descargar entrevista.